Chernóbil

La catástrofe de Chernóbil y sus consecuencias (Chornóbyl, en ucraniano)

La catástrofe en la central nuclear ucraniana de Chornóbyl que ocurrió el 26 de Abril de 1986 fue uno de los mayores desastres ambientales en la historia humana. Por su magnitud, constituye el accidente más grave de carácter tecnogénico y ecológico de la civilización. Su siembra radiactiva, equivalente a la explosión de 500 bombas de Hiroshima, contaminó y condenó a muerte a cientos de miles de personas y destruyó para siempre el mito de una fuente de energía barata y segura.

La catástrofe de Chornóbyl afectó gravemente a Ucrania, causando pérdidas incalculables, terribles daños a las personas, a la flora y fauna, e impactó en la vida cotidiana de la población. Los efectos de la radiactividad han superado todas las previsiones, y la verdadera dimensión de los daños se sigue conociendo más de veinte años después de la tragedia.

Zonas afectadas por la contaminación

Desde el día 27 de abril de 1986 el Gobierno de Ucrania evacuó a la población de las ciudades de Prypiat, Chornóbyl y otros pueblos en la zona de  los 30 kilómetros (alrededor de 100 mil personas).

Otro factor que formó en la sociedad ucraniana una gran tensión social y  psicológica en aquel tiempo era la ocultación de la información real sobre la catástrofe de Chornóbyl.

El Gobierno de la URSS rechazó la ayuda internacional durante la liquidación de las consecuencias inmediatas de la catástrofe. Solamente en el año 1989 el Gobierno de la URSS pidió a la OIEA estimar los resultados de las liquidaciones de las consecuencias de este terrible accidente.

La catástrofe de Chornóbyl cambió la situación radiactiva en muchos países Europeos. Alrededor de 200 radioisótopos contaminaron los territorios que están a miles de la Central de Chornóbyl; en mayo de 1986, los radioisótopos fueron registrados en todos los países del Hemisferio Boreal, en los espacios acuáticos de los Océanos Atlántico, Pacífico y Glacial Ártico.

Durante la catástrofe el nivel de la contaminación biológica peligrosa afectó sólo la zona de 30 kilómetros. La gran parte del polvo radiactivo se precipitó en la zona de 10 kilómetros. En el periodo más grave de la catástrofe el nivel de contaminación en esta zona alcanzaba centenares de rayos X de radiación gamma por hora. La intensidad de los rayos beta superaba de 10 a 100 veces más la norma y eso provocó los efectos muy graves, hasta la muerte de las plantas y organismos biológicos.

La catástrofe de Chornóbyl resultó muy dramática para la agricultura de Ucrania: más de 5 millones de hectáreas fueron contaminadas, la gran parte del ganado fue perdida.

Durante los primeros años después de la catástrofe fue casi suspendida la cría de ovejas, la cultivación del lúpulo y lino; grandes territorios de tierras fértiles no fueron utilizados para la cultivación de culturas agrícolas.

La catástrofe de Chornóbyl provocó grandes daños y pérdidas en la esfera social y en las economías tanto de los países de la ex URSS como de otros países del mundo.

La avería destrozó la vida económica y industrial habitual en muchas regiones de Ucrania, Bielorrusia y Rusia, redujo la producción de energía, causó grandes perdidas en la agricultura, industria, bosques y aguas (fue restringido el uso de 5 120 kilómetros cuadrados de tierras agrícolas y 4920 kilómetros cuadrados de bosques).

En el año 1986 fueron evacuadas 116 000 personas, y surgió el problema de construcción de  viviendas para los evacuados.  En los años 1986 – 1987 para esta gente fueron construidos 15 000 apartamentos, 23 000 casas y 800 locales para los fines culturales y sociales. En vez de la ciudad abandonada de Prypiat fue construida la ciudad de Slavutych.

Las pérdidas directas sólo en la zona de 30 kilómetros de la Central alcanzaron 1385 millones de dólares estadounidenses. Los  gastos directos de Ucrania para la liquidación de las consecuencias de la catástrofe en el periodo de 1986-1991 sumaron 6 mil millones de dólares estadounidenses.

Al mismo tiempo es muy difícil estimar los volúmenes de las pérdidas indirectas causadas por la no utilización de las tierras fértiles, recursos de agua y bosques de la zona afectada. Según los cálculos de los especialistas ucranianos las pérdidas económicas sumarias para Ucrania alcanzarán hasta el año 2015 una suma de 179 mil millones de dólares estadounidenses.

La desproporción entre las pérdidas sociales y económicas y el potencial económico de Ucrania demanda la continuación de la ayuda internacional.

El «Sarcófago»

El actual sarcófago que cubre los restos del reactor averiado fue construido en una situación crítica surgida después de la catástrofe y desde hace más de 20 años sigue cumpliendo sus funciones de protección. Pero el viejo sarcófago tiene un gran nivel de riesgo para el medio ambiente por los indicadores de su contenido nuclear y radioactivo que superan las normas.

Ucrania y sus socios internacionales han hecho esfuerzos extraordinarios para encontrar una solución compleja de realización del Plan de acciones para el objeto «Sarcófago» (Shelter Implementation Plan) con el fin de transformarlo en un sistema ecológicamente seguro y sin riesgo.

Fueron organizadas dos conferencias de benefactores que ayudaron a acumular el 90% de fondos  necesarios para la realización del Plan. Pero, según las estimaciones precisadas la implementación del Plan necesitará 1091 millones de dólares (el precio inicial fue de 768 millones de dólares).

En el mayo de 2005 los países benefactores anunciaron nuevas contribuciones. Ahora el dinero de los benefactores se acumula en la cuenta del Fondo de Chornóbyl «Sarcófago» del Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo.

Lamentablemente el Plan se está implementando con un gran retraso en tiempo y gran deriva del curso.

Ya han pasado más de 20 años después de la catástrofe y más de 10 años después del inicio de los trabajos de realización del Plan «Sarcófago». Sin embargo, de todo conjunto de trabajos destinados al mejoramiento de seguridad y a la transformación del sarcófago en un sistema ecológicamente seguro, de hecho, fue realizada sólo la modernización del sistema de opresión del polvo y están en marcha los trabajos de estabilización de las estructuras de construcción.

La cooperación internacional

La catástrofe de Chornóbyl demostró que las averías nucleares tienen consecuencias globales y afectan los intereses vitales de muchos países. La superación de las consecuencias de tal catástrofe tecnogénica demanda esfuerzos no sólo de un país, sino de toda la comunidad internacional.

En el 1995 fue firmado el Memorando de Entendimiento entre el Gobierno de Ucrania y los países del G-7 y la Comisión Europea sobre la central de Chornóbyl. En diciembre de 2000 Ucrania cumplió sus obligaciones y cerró la central nuclear de Chornobyl. El país dió este paso en condiciones difíciles, teniendo en cuenta los intereses de su pueblo, de la comunidad internacional y de las generaciones futuras.

En los años que trascurrieron después de la catástrofe Ucrania ha sentido respaldo y solidaridad de muchos países del mundo. En particular agradecemos la solidaridad de España que es uno de los países donantes del fondo para la construcción del nuevo sarcófago. También es altamente reconocido y apreciado el valioso apoyo que las ONGs y familias españolas brindan a los niños ucranianos de la zona de Chornóbyl dándoles la posibilidad de recuperar su salud en España.

La conferencia internacional “20 años de la catástrofe de Chornóbyl. Mirada al futuro” que tuvo lugar en Kyiv 22-24 de abril de 2006 confirmó la necesidad de aumentar los esfuerzos comunes para suavizar las consecuencias de la catástrofe y reforzar la seguridad nuclear y radiactiva.

En 2008 se intensificaron los trabajos de realización de los proyectos en la central nuclear de Chornçobyl. En particular fueron puestos en funcionamiento los objetos de primer orden del complejo de arranque “Vektor” y el depósito subterráneo de los desechos radioactivos firmes, que habían sido construidos gracias a la ayuda técnica internacional por las empresas ucranianas y la compañía Nukem Technologies Gmbh.

En 2008 fueron terminados por completo las medidas de estabilización que permitirán prolongar el período de servicio del «Sarcófago» a 15 años más y aumentar el nivel de seguridad.

En diciembre de 2008 la delegación de Ucrania participó de la sesión de la Asamblea de los Donadores del Fondo de Chornóbyl “Sarcófago” y la reunión de los inversionistas de la Cuenta de la seguridad Nuclear del Banco Europeo de para la Reconstrucción y el Desarrollo (Londres, la Gran Bretaña). Los participantes de ambos Actos destacaron el avance en la realización de los proyectos internacionales de construcción de la infraestructura necesaria para el cese de explotación de la central nuclear de Chornóbyl, y reconocieron la eficacia de las medidas de la parte ucraniana dirigidas a la aceleración de la realización de los proyectos mencionados.

En 2009 la Agencia Internacional de Energía Atómica dió inicio a nuevos proyectos de ayuda técnica a Ucrania – UKR 3003 “El cese de explotación de los bloques de la Central Eléctrica Atómica de Chornobyl y el trato de los materiales radioactivos en el territorio de la Central” y UKR 9027“Evaluación completa de la segurodad de los desechos radioactivos en Ucrania”. El beneficiario de los mismos es el ministerio de Emergencias y de Protección de la Población contra las consecuencias de la Catástrofe de Chornóbyl.

El 16 de febrero de 2009 el Gobierno de Ucrania, la Empresa Especializada “Central Atómica de Chornóbyl” y el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo, con la ayuda del Ministerio de Relaciones Exteriores de Ucrania, firmaron el Convenio de Subvención, según el que el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo otorga para Ucrania el financiamiento irrevocable de 135 millones de euros para la realización de los proyectos internacionales en la Central Atómica de Chornóbyl.

Anuncios